FICVI: 10 AÑOS DE TRABAJO EN IBEROAMERICA

    La distancia no nos separa, nos ha unido un mismo drama y seguimos unidos 10 años después de nuestra fundación, cuando emprendimos el camino para luchar juntos contra la violencia vial.

    Gracias al empeño de Pere Navarro para cumplir con los Principios de Madrid del 1º EISEVI, que decía “Apoyamos la iniciativa de promover la creación de una federación iberoamericana y del caribe de las asociaciones de víctimas de los siniestros de tránsito y celebrar un encuentro a tal efecto en el curso de este año”; nos reuníamos en Medellín (Colombia) 16 asociaciones de víctimas de 15 países de Iberoamérica para fundar la actual FICVI.

    El encuentro culmino con la Declaración de Medellín; nuestra hoja de ruta: “Nos hemos unido para actuar como conciencia crítica de la sociedad para luchar contra los siniestros de tránsito con el firme compromiso cívico y ético de movilizar a todos los actores sociales. Todos fuimos, todos somos y todos podemos ser víctimas”.

    Empezábamos a actuar, decididos a remover conciencias y ubicar la seguridad vial en un lugar prioritario de la agenda iberoamericana para modificar políticas públicas, cuando se inauguró el año 2011 el Decenio de Acción por la Seguridad Vial en México donde tuvimos el inmenso privilegio de llevar la bandera de la sociedad civil. “Las víctimas deben situarse en el centro de la política de seguridad vial dándoles un especial protagonismo, decía la Declaración de México. Fue un acto cargado de emoción y que representó para nosotros una gran esperanza. Los gobiernos a nivel mundial se comprometían a reducir la mortalidad al 50% trabajando sobre 5 pilares de acción que tristemente no han alcanzado los resultados esperados debido a la ausencia de voluntad política de los gobiernos en la región, siendo el principal objetivo el de salvar vidas en el tránsito.

    FICVI con la ayuda voluntaria de las asociaciones que la conforman, fue enfocando su trabajo en la búsqueda de soluciones para el pilar 5, publicando un informe sobre la Respuesta tras los siniestros de tránsito en los países de Iberoamérica, que culminó con la publicación de la Guía Iberoamericana de atención integral a víctimas de siniestros de tránsito, que destacaba la necesidad de impulsar la creación de Unidades Integrales de atención a las víctimas de la violencia vial en los países de la región. La posterior publicación del Protocolo de actuación y el Manual de formación, nos permitieron colaborar con la ANSV de Argentina para ayudar a crear la primera Red Federal de Asistencia a Víctimas de Siniestros Viales, que brinda asesoramiento legal, psicológico y de rehabilitación en la post emergencia. Cumplimos pues con los objetivos del Pilar 5 y actuamos para aportar a las familias desamparadas el apoyo y la orientación que tanto necesitan, sobre todo la población más vulnerable.

    Sin embargo, hoy 10 años después, constatamos solo algunos logros en la región, como un referente la creación del OISEVI; de LatinNcap que pone en evidencia la falta de seguridad de muchos vehículos; de la creación de organismos coordinadores de seguridad vial y de las Agencias de seguridad vial en Argentina y Colombia junto con el esfuerzo de algunos países que implementaron planes nacionales o locales que sin embargo no han logrado cumplir con la mayoría de los objetivos propuestos. El Pilar 1 que marcaba líneas prioritarias de acción a los gobiernos fue un fracaso, son compromisos incumplidos y la siniestralidad vial sigue aumentando en la región.

    Pero no perdemos la esperanza y FICVI se mantiene firme, por eso hemos presentado a 10 años de aquella primera Declaración de Medellín, un nuevo Petitorio durante la Tercer Conferencia Mundial por la Seguridad Vial en Estocolmo.

    La Agenda 30 y los Objetivos del Desarrollo Sostenible ofrecen un marco más amplio y ambicioso que nos lleva a considerar la seguridad vial dentro de un sistema integral y los pasos que se han dado han servido para colocar la seguridad vial dentro de ese gran programa de la movilidad sostenible, saludable, segura e inclusive.

    Las asociaciones que conforman la FICVI, son el motor del cambio y marcan el camino a seguir para exigir a los gobiernos de la región voluntad política para considerar la seguridad vial una prioridad de Estado; exigiendo políticas públicas en defensa de sus derechos para destinar recursos a la atención integral de las víctimas y acabar con la corrupción y la impunidad, modificando y aplicando leyes con su debida fiscalización porque solo así lograran "ser la salvaguarda de la dignidad de las víctimas y ofrecer a todos los sobrevivientes un mundo mejor y más seguro".

    La violencia vial representa un escalofriante drama que sufren millones de familias cada año en el mundo, una pandemia que todavía no ha encontrado la solidaridad y el apoyo necesario de las instituciones. Sin embargo, detrás de las frías estadísticas están las personas, son nuestros seres queridos y son nuestra memoria. La memoria traza el camino y juntos lo recorremos con la inquebrantable voluntad de derrumbar los muros del silencio y de la indiferencia que todavía nos rodean. Lo conseguiremos, porque unido somos más fuertes.

    Jeanne Picard - Presidente de FICVI

     

    Mucho queremos agradecer a la artista chilena Susan Escobar Ravanal, quien nos regaló este sentido homenaje por estos 10 años de FICVI: 1000 nombres

     

    Como parte de esta conmemoración, también queremos saludar a nuestras asociaciones miembro que este año conmemoran aniversario de creación:

    ARGENTINA: Compromiso Vial, 15 años

    ESPAÑA: STOP ACCIDENTES, 20 años

    PARAGUAY: S.E.R., 20 años

    MEXICO: VIVIAC, 10 años: Nota Presidente; Nota Asociado

    MEXICO: J.A.I.M.E., 10 años

    URUGUAY: Red de Victimas de Siniestros de Tránsito de Bella Unión

     

     

    contralaviolenciavial.org
    • Somos miembros:
    • Adherimos:
    • Agradecimientos:
    • Apoyos:
    • Federación Iberoamericana de Asociaciones de Víctimas contra la violencia vial Asociación Civil sin fines de lucro de corte internacional, inscrita ante el Ministerio de Educación y Cultura de la República Oriental del Uruguay.